Pasto artificial.

Las ventajas del pasto artificial en una cancha deportiva.

Cuando queremos colocar un césped en una cancha deportiva, debemos decidir utilizar un pasto natural o a un pasto artificial, por lo que en esta entrada te diremos por qué es importante recurrir en algunos casos a uno artificial.

Pasto artificial

1.- Marca:

Muchos centros deportivos gustan de poner su logotipo en el pasto artificial además de las líneas de señalamientos de las canchas; cuando hacemos esto en un césped natural, éste tiende a maltratarse, en cambio, un pasto artificial puede soportar a la perfección cuantos dibujos se hagan sobre él, de hecho, el césped artificial puede mandarse a hacer con un logo ya impreso, el cual durará por muchísimo tiempo.

2.- Resistencia:

La mayor diferencia entre un césped artificial y uno natural es definitivamente la resistencia: el artificial está hecho para soportar un gran tránsito y un uso más rudo sin romperse al primer contacto.

Un césped natural solo puede usarse unas 300 horas como máximo en un año, pues requiere de mantenimiento y de un tiempo de reposo para conservar sus cualidades y su estética. En cambio, el artificial puede usarse 24x7 durante todo el año, sin necesidad de descanso, sólo lo mínimo para limpiarlo y dejar que se seque.

3.- Mantenimiento:

El césped artificial requiere también de menos mantenimiento, basta con una limpieza con detergente y agua, por lo que también significa un ahorro en los gastos, ya que el pasto natural requiere de ser regado constantemente, de nutrientes en el piso y de un podado periódico para mantener la altura adecuada y evitar que se seque y muera.

Con el pasto sintético puedes usar las canchas sin preocupación por el clima, pues no requiere de un cuidado especial en este punto. No importa si ha habido sequía o lluvias fuertes, siempre mantiene su calidad, textura y apariencia, por lo que no deberás posponer ese campeonato o juego por el que tanto se han preparado; además de que no estará en contacto con químicos para mantener alejadas a las plagas, o de abonos con nutrientes para mantener la belleza del campo.

Muchos aún prefieren el césped natural por la experiencia del juego y la sensación de correr sobre este, argumentando que el sintético es áspero y no permite una buena carrera. Quizás esta afirmación sea correcta en el pasado, pero actualmente, la tecnología ha permitido que la sensación del pasto sintético mejore notablemente comparándose con la textura de un campo natural.

4.- Versatilidad:

Otra gran ventaja es que el campo de pasto artificial puede ser móvil, es decir, llevarlo de un lugar a otro simplemente enrollando y fijando; claro que se debe de tener un staff preparado para ello. Esto representa mucho menos costo que preparar la tierra y sembrar el pasto natural, esperando a que se adapte y no se seque.

5. Varios:

Por otro lado, la manera en la que el pasto artificial está colocado hace imposible que la fauna y que los insectos aniden debajo de él, o lo erosiones buscando realizar algún tipo de túnel. En ocasiones se coloca debajo del pasto una malla geotextil que es muy rígida y casi imposible de ser rasgada por un animal.

Otro punto a favor de la opción sintética, es la nula formación de charcos, pues su composición permite que el agua se filtre, por lo que ésta no se estancará en algún punto del campo, además de que el suelo de éste está compuesto de materiales altamente permeables, como la grava o la arena sílica, lo que además contribuye a que la humedad no se concentre y que no se comiencen a evaporar malos olores.

Otro punto bueno es que de mojarse, el pasto artificial no se destiñe, por lo que hasta el más blanco de los uniformes no se verá dañado por el color verde del pasto, sin mencionar la mezcla difícil del lodo con éste.

El pasto artificial tampoco se decolora con la acción de los rayos UV, pues tiene una capa que lo protege de ellos, por lo que el color y la belleza del campo se mantiene por mucho más tiempo.

La capacidad de reciclaje de los campos sintéticos toma importancia al momento de compararlo con uno de pasto natural. Si acaso se requiriera ser sustituido por uno nuevo, puede colocarse en campos hípicos, llevarse a lugares civiles como gimnasios al aire libre, o simplemente ser procesado para generar nuevas fibras y crear una nueva cancha de césped sintético.

El pasto artificial es una excelente opción, no sólo para cubrir los requerimientos de una cancha de fútbol o de un centro deportivo, es por todas las características antes mencionadas perfecto para salones de fiestas, jardines de niños, espacios civiles al aire libre o balnearios o roof gardens.

En Qvic tenemos pasto artificial de la mejor calidad en el mercado, con una gran variedad de texturas, grosores y colores, con los que podrás embellecer tus espacios. ¡Visita nuestro catálogo y conoce más sobre nuestros productos y servicios!